El mundo es diverso y hermoso

A esta pregunta seguro todos responderíamos: “¡En el planeta Tierra!”, pero, espera un momento… ¿qué significa esto?

Te reto a hacer un ejercicio para entender dónde estamos parados. En un espacio abierto y en contacto con la naturaleza, recuéstate en el piso, cierra los ojos y trata de visualizar todo lo que te rodea, los árboles, ríos, lagos, animales y personas en el mundo. Recorre el planeta con tu imaginación, viaja por océanos, continentes, polos y geografías. ¿Cómo te sentiste durante el viaje? Ahora te invito a leer un fragmento de El Aleph libro del escritor Jorge Luis Borges quien, con gran maestría, narra un viaje similar:

El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años, vi en el zaguán de una casa en Frey Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena (…).

El cuento es maravilloso, te invitamos a leerlo completo (https://www.ucm.es/data/cont/docs/119-2014-02-11-Borges.El%20Aleph76.pdf); pero por ahora pensemos en la riqueza del planeta en el que vivimos y cómo esta abundancia ha maravillado a los seres humanos desde el inicio de los tiempos. Desgraciadamente hemos ido agotando los recursos naturales y con ellos la diversidad de nuestro planeta; el mayor compromiso de nuestra generación es preservarlo para las generaciones futuras, pero ¿por dónde comenzamos?

A través de esta guía, te proponemos despertar el interés de tus estudiantes sobre la responsabilidad y el compromiso que todos los seres humanos tenemos en preservar nuestros recursos naturales. Es una tarea cada vez más apremiante el que todos comprendamos que podemos satisfacer nuestras necesidades de una forma sostenible, por ello es indispensable educar en el cuidado y aprovechamiento responsable del medio ambiente. Nuestro planeta cada vez tiene menos recursos, los necesitamos preservar para el futuro.

Te invitamos a conocer cómo promover entre tus estudiantes las buenas prácticas que contribuyen a la conservación del medio ambiente.