El mundo es diverso y hermoso

Al final del trayecto de la educación obligatoria, esta estrategia coloca el sugestivo título: “Que nos alcance para todos”. No es que se convierta en el final del camino a la ciudadanía, sino justo su inicio.

En los próximos meses, la mayoría de los alumnos cumplirán su mayoría de edad, o bien ya los cumplieron. Son ahora adultos ante la ley, jóvenes con todas las responsabilidades y derechos de un ciudadano mexicano pleno.

En este ejercicio de los derechos y deberes ciudadanos, es que nos planteamos el reto de la sustentabilidad en la economía, la política, el medio ambiente y en lo social.

¿Cómo detonamos y sensibilizamos a los alumnos y alumnas para asumir su compromiso con el futuro, tanto sus pares de generación como con las generaciones por venir?

Esta es una síntesis de los contenidos de ciudadanía con un enfoque global. Queremos jóvenes preocupados por lo que vendrá, pero más que eso: queremos jóvenes entusiastas y comprometidos con hacer de la sustentabilidad una manera de vivir y estar en el planeta, en el país, en el estado, en la comunidad, en la escuela y con su familia.

Ante el escenario de concentración de la población en ciudades, se necesitan crear espacios sostenibles que permitan reorientar el crecimiento económico y, en general, cambiar la forma en que se realizan las actividades productivas y humanas de tal manera que se conserven, regeneren y recuperen los elementos del ecosistema y que promuevan una alta calidad de vida a sus habitantes y que reduzcan sus impactos sobre el medio natural, además de contar con un gobierno local con capacidad fiscal y

administrativa para mantener su crecimiento económico y para llevar a cabo sus funciones urbanas con una amplia participación ciudadana.

Te invitamos a que, junto con los alumnos, reflexionen y discutan sobre la importancia de crear ciudades sostenibles, independientemente del tamaño, dimensionando que el equilibrio es siempre una tarea en construcción.