El mundo es diverso y hermoso
Votar y ser votado
Despierta el interés de los alumnos preguntándoles acerca de un ejemplo de aplicación de la democracia en la vida cotidiana: cuando salen a pasear con su familia, ¿quién decide a dónde pueden ir?, ¿todos los miembros de la familia pueden decidir? En la democracia todos los miembros de la sociedad tienen derecho a emitir su opinión y con base en ello se toman decisiones para el bien común. Cuestiona qué es para ellos la democracia y cómo participan, para ello utiliza las siguientes preguntas: ¿pueden dar otro ejemplo de democracia en la familia o la escuela?, ¿para qué sirve la democracia?
Forma equipos para que comenten algunas experiencias personales en las que hayan vivido u observado la práctica de los valores democráticos como el pluralismo, igualdad, libertad, diversidad y respeto. Elabora una bitácora en la que registres los comentarios:

Causa
¿Quién participó?
¿Qué hizo?
¿Qué ideología representaba?
¿Cuáles fueron las propuestas?
Observaciones ¿Qué valor identificaron?












Para finalizar la sesión y, con base en la experiencia descrita por los alumnos y el valor identificado, pídeles que replanteen la situación pero ahora sin actuar desde los valores democráticos y pregunta qué pasaría si hubieran actuado de distinta manera. La idea es que los alumnos identifiquen y aporten, con lluvia de ideas, las consecuencias que conlleva la no democracia en los grupos sociales. Al final, un representante de cada equipo debe exponer su bitá- cora y las conclusiones a las cuales llegaron como equipo. Propicia el intercambio de experiencias y opiniones.

Producto: bitácora democrática.

Materiales: papel rotafolio, plumones de colores y cinta adhesiva.

Votar y ser votado
La adolescencia es un momento adecuado para trabajar con los valores democráticos. Principalmente por la etapa del desarrollo intelectual en la cual se encuentran los alumnos, las características del razonamiento que viven a estas edades y su autonomía en la toma de decisiones. Los adolescentes inician una etapa en la que definen más su personalidad, tienen pensamientos utópicos, identifican sus ideales, sienten la necesidad de ayudar a otros y, en muchas ocasiones, quieren luchar contra las reglas y el “poderoso”. Por estas razones, te sugerimos la siguiente actividad: coloca sobre una mesa algunas botellas de plástico con un lápiz adentro y pregunta cómo sacarían el lápiz sin tocar la botella ni moverla de su lugar. Forma equipos de cuatro integrantes (el número de botellas que prepares dependerá de la cantidad de equipos que quieras formar).
Permite que los alumnos discutan con su equipo las técnicas para realizar la actividad y anímalos para que cada que definan una estrategia la apliquen. Durante el desarrollo de la actividad cuestiona a tus alumnos sobre el proceso que están llevando; puedes apoyarte de las siguientes preguntas: ¿qué materiales utilizarían?, ¿qué es lo que harían primero y qué después?, ¿qué material es más viable para sacar el lápiz?, ¿creen que funcione?, ¿por qué?, ¿por qué no funcionó?, ¿de qué otra forma lo pueden hacer?

Coméntales que para resolver este tipo de problemas tienen que pensar en todas las posibles soluciones. Si alguno de los equipos resuelve cómo sacar el lápiz, no podrá compartirlo con los demás hasta que termine la actividad, pero sí pueden apoyar a los demás cuestionándolos hasta que lleguen a una solución. Al final, pide al equipo que resolvió el problema que muestre cómo lo hizo.
Comenta al grupo que la finalidad de este ejercicio es el proceso para llegar a la meta y cómo se construyen redes solidarias para apoyar a otros a tomar decisiones y resolver situaciones problemáticas. Reflexiona con los alumnos sobre la importancia de que todos participen y tomen decisiones. Es importante pedir que, de manera individual, redacten cinco enseñanzas que hayan valorado sobre el trabajo colaborativo y la democracia. Solicita a los alumnos que compartan su escrito y condúcelos a que desarrollen un pensamiento reflexivo y analítico.

Si ninguno de los estudiantes logra sacar el lápiz, muestra cómo hacerlo.

Producto: registro de aprendizajes.

Materiales: mesa, botellas de plástico, lápices y hojas.

Votar y ser votado
Si en la democracia el poder es ejercido por el pueblo, ¿cómo se ejerce? Pide a cada uno tus alumnos que dibujen de forma creativa dos poblaciones: una rural y otra urbana. La primera estará en condiciones de pobreza extrema y escasa disponibilidad de alimento, agua potable, vivienda digna, espacios verdes, centros de salud y educación. La segunda contará con mayores servicios, naturaleza, animales, gente conviviendo, niños jugando, etcétera.
Pide a los estudiantes que observen sus dos dibujos y que comenten qué es lo que observan en ellos. Puedes apoyarte en las siguientes preguntas: ¿se parecen las poblaciones?, ¿por qué son diferentes?, ¿qué hay en la pri mera que no hay en la segunda?, ¿qué le falta a la que tiene condiciones de pobreza extre ma? Después de la reflexión, pide que completen el dibujo de la población con menos elementos. Al finalizar la actividad pregunta: ¿qué pasó con la población que tenía menos elementos?, ¿cambió?, ¿en qué?, ¿cómo determinaron lo que le faltaba?
Provoca una lluvia de ideas con tus alumnos: ¿qué tendríamos que hacer para que el lugar donde vivimos se parezca a la población sin pobreza? Anota las respuestas en el pizarrón y coméntales que podrían proponer mejoras en el sitio donde viven a través de la discusión y análisis entre las personas que conviven en el espacio que quieran cambiar. Por ejemplo, en su casa, ¿qué acciones podrían llevar a cabo para mejorar la apariencia de su hogar? Para dar término a la sesión, reflexiona con tu grupo las acciones que podrían implementar para favorecer la integración familiar y ciudadana.

Producto: dibujos con dos poblaciones diferentes.

Materiales: hojas, plumones o lápices de colores y cinta adhesiva.

Más Información..