El mundo es diverso y hermoso
¿Por qué me llamo…? La historia de mi nombre
1. ¡Soy único como mi nombre!
Pregúntale el nombre a cada uno de tus alumnos. Posteriormente, propicia la participación mediante los siguientes cuestionamientos: imaginen que no tuvieran nombre. ¿Qué pasaría si todos nos llamáramos igual?, ¿hay algún nombre que se repita en el salón?, ¿saben por qué se llaman así?, ¿en su familia alguien se llama como ustedes?, ¿cuál es el nombre más extraño que han escuchado?, ¿les gusta su nombre?, ¿les gustaría llamarse de otra manera?
A cada uno de tus alumnos entrégales una hoja con su nombre; aunque aún no sepan leer ni escribir, es importante que lo vean escrito. Una vez que tengan su hoja, pídeles que, con un color diferente, remarquen cada uno de los trazos de su nombre y que se dibujen con algunas de sus características como el cabello lacio o rizado, el color de ojos, la ropa que llevan puesta, etcé- tera. Cuando terminen, pídeles que formen un círculo y muestren sus dibujos. Solicítales que los observen y señalen en qué se parecen y en qué son diferentes sus dibujos con los de sus compañeros.
Para cerrar la sesión, cada uno de los alumnos pasará al centro del círculo para decir su nombre. Destaca la importancia de tener un nombre. Pídeles que en casa pregunten por qué se llaman así, quién en su familia se llama como ellos y quién les dio ese nombre. Las respuestas son importantes para la siguiente sesión.

Producto: un dibujo de los alumnos con su nombre remarcado.

Materiales: hojas blancas o recicladas, crayolas o lápices de colores.

Nivel de conexión: yo

¿Por qué me llamo…? La historia de mi nombre
2. Mi nombre tiene una historia
En esta sesión, retoma las preguntas: ¿por qué te nombraron así?, ¿quién en tu familia se llama como tú?, ¿quién te dio ese nombre? Resalta y retroalimenta con frases como: “¡Qué interesantes sus aportaciones!, por ejemplo, lo que dijo Martha, que su abuela se llama igual que ella” o “lo que dijo Lupita, que su mamá dice que toda familia siempre debe tener una Guadalupe”. Recuérdales que tener un nombre es un derecho de todos los niños y las niñas que, además, permite reconocerse, identificarse y distinguirse de los demás.
En la sesión anterior, las niñas y los niños se dibujaron y remarcaron cada uno de los trazos de su nombre escrito. Ahora, sobre un papel más grande, a manera de cartel, invita a tus alumnos a intentar copiar su nombre y señálales que no importa si los trazos no son iguales. Cuando acaben de copiar su nombre, pídeles que decoren el cartel con material reciclado.
Para finalizar la sesión, asigna un lugar dentro del aula para que los alumnos coloquen sus carteles. Cada uno deberá explicar con qué material lo decoró. Pregúntales cómo se sintieron al escribir su nombre y por qué creen que es importante tener un nombre y conocer su historia. Al final, vean el video del cuento Yo, Claudia, disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=BtOFaV1MDj4

Para la siguiente sesión, solicítales que en una hoja o en su cuaderno lleven escritos los nombres de las personas que viven en su hogar (abuelos, papás, tíos, primos, hermanos y hermanas, u otros miembros de la familia e incluso mascotas). Deberán pedir ayuda a algún miembro de su familia para que les anoten los nombres.

Producto: cartel con su nombre.

Materiales: cartulinas, crayolas o lápices de colores, revistas, tijeras, pegamento blanco, cinta adhesiva, material reciclado (palitos, papel de diferentes colores y texturas, hojarasca, etcétera).

Nivel de conexión: yo y los otros, ¿qué hacemos?

¿Por qué me llamo…? La historia de mi nombre
3. Mi árbol del hogar
Con los nombres de las personas que viven en el hogar de los alumnos (abuelos, papás, tíos, primos, hermanos y hermanas u otros) que fueron solicitados en la sesión anterior, comenten sobre los roles que desempeñan cada una de las personas que habitan en su hogar. Destaca que un hogar es un espacio en donde viven las personas que se quieren, se acompañan y comparten sus alimentos, y que este puede estar integrado de formas muy diversas. Es importante que lleves tu árbol del hogar para mostrarlo al grupo y explicarlo.
Después de tu explicación, pídeles que sobre una cartulina o papel kraft realicen un árbol del hogar, mismo que decorarán con material reciclado. Cuando terminen, invítalos a formar un círculo para que presenten el trabajo a sus compañeros. Solicítales a los alumnos que escuchen con interés y respeto.
Al terminar, pregúntales qué observaron sobre las diferencias y similitudes entre los diferentes árboles del hogar: ¿son iguales los árboles del hogar?, ¿en qué son distintos? Todos tenemos un hogar integrado por distintos miembros. Cierra con la frase: “Cada hogar es diverso y hermoso”.

Para la siguiente sesión, pide que lleven una fotografía en la que aparezcan ellos y que se pueda recortar para armar un collage.

Producto: árbol del hogar.

Materiales: cartulina o papel kraft, hojas blancas, crayolas o lápices de colores, revistas, periódicos, tijeras, pegamento blanco y cinta adhesiva.

Nivel de conexión: yo y los otros, ¿qué hacemos?

Más Información..